Objetivos

Las medidas siempre se basan en un estudio concienzudo de las mismas que se hace bajo tres puntos de vista, el energético, el tecnológico y el económico.

· La iluminación pública puede ajustarse y adecuarse a través de una optimización global que se detecta mediante la realización de una auditoría completa de las instalaciones. Esta auditoría debe contemplar la realización de un inventario detallado, un análisis y tratamiento de los datos obtenidos, un diagnóstico preliminar de las deficiencias o posibles mejoras, y unas líneas generales de propuestas de mejora.

· Basándose en la información de la auditoría, se proponen diferentes opciones de optimización. Se debe estudiar cada caso en profuncidad conociendo también los problemas y dificultades de cada lugar para así poder elegir la opción más adecuada.

· La opción elegida debe ser compatible con las prescripciones de la instalación y ver, en su caso, si hay que invertir en medidas de mejora y ajuste de prestaciones. Aquí se incluye el estudio de la mejor tarifa energética acorde con el nuevo funcionamiento.