Experiencia Carcabuey

“La gente está contenta con el resultado, y lo aprecian, lo perciben”.

El estudio y análisis pormenorizado del caso de Carcabuey, y en concreto en la Calle Mazarilla, arrojaba que existía una mala distribución de la luminarias (7 inicialmente), zonas oscuras, la altura de suspensión no eran las idóneas para aprovechar al máximo el flujo, todo unido a una instalación antigua. La resolución de los problemas y la implantación del sistema de telegestión se consiguió reducir la potencia, a pesar de introducir una luminaria más, el consumo era menor porque durante la mayoría de las horas de la noche estábamos reduciendo el flujo al 60%. En consecuencia el gasto se reduce.

Por tanto se ha conseguido una iluminación uniforme y la percepción de estar bien iluminado se aprecia en el conjunto de la calle.